MOKSHA Y MAYA

La liberación no es un lugar; no existe en los cielos, la tierra o el mundo espiritual. La libertad no tiene espacio, ni tiempo, ni ubicación; solo puede existir en el ahora, en el momento presente. Moksha (liberación, libertad) es el estado de no ego, donde el “yo” desaparece y uno se libera de todos los deseos, acciones y consecuencias en un estado total de unidad.Estamos atados a este mundo material a través del apego, el deseo y la incapacidad de ver o experimentar la unidad de toda la vida. Maya (ilusión) es a la vez la separación psicológica entre el ego y el universo y el filtro psicológico que colorea toda nuestra experiencia. Maya son nuestros recuerdos, concepciones, juicios y prejuicios que presentan un sentido distorsionado de la realidad. Estas impresiones de experiencias pasadas se superponen o proyectan sobre experiencias actuales creando una realidad falsa.Maya refuerza el ego, fortalece el apego y define nuestra “historia” individual que define quiénes somos y nuestra relación con el mundo externo.

Para lograr moksha, maya debe ser desechado, anava (ego) debe ser disuelto, y tanto nuestros apegos al placer como nuestra aversión a la incomodidad deben ser separados. Moksha surge espontáneamente cuando estamos completamente absortos en la sensación de una experiencia sin pensamiento. Este “sabor” de la absorción total es común pero fugaz. A través de la práctica del yoga, buscamos crear las herramientas para “perforar el velo” consciente y deliberadamente de maya y ver la naturaleza trascendente de la realidad. Estas herramientas incluyen trabajo desinteresado (karma yoga), amor autodisolvente (bhakti yoga), discernimiento absoluto (jnana yoga) e inmersión meditativa (raja yoga).

La herramienta más fundamental que el yoga nos da para crear moksha es la conciencia. A través del uso de la conciencia podemos comenzar lentamente a ver nuestras proyecciones, deseos, apegos y juicios por lo que son. Una vez que estos factores distorsionantes se vuelven conscientes, son capaces de disolver y desbloquear el camino hacia una experiencia directa de la realidad. Cuando nos liberamos del mundo ilusorio de maya, podemos estar en el yoga: la unión del yo interno (Atman) con la unidad de toda la vida (Brahman).

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies